10 octubre 2007

KAFKA EN LA ORILLA, de Haruki Murakami

Kafka Tamura, un adolescente de 15 años, decide escapar de su casa para refugiarse en una biblioteca, en Takamatsu, al sur de Japón, porque no se llevaba bien con su padre, un reputado escultor. El destino del adolescente se ve envuelto con el de la secreta señora Saeki, quien a los 15 años es retratada en una playa. El cuadro obsesiona al muchacho, por la belleza de la adolescente, la señora Saeki, que a ratos aparece como un espectro viviente encarnado en una preciosa jovencita, por los recintos de la biblioteca donde Tamura se aloja durante su aventura. La señora Saeki, como una obsesionante hipótesis de Kafka, podría ser su madre, quien lo abandonara a los 4 años.
Narrada en primera persona, presente simple, la voz de Kafka llega como un eco del pasado al destino de la guapa señora Saeki, con la que mantiene una tortuosa relación. Signados por la tragedia de Edipo, los dos destinos se ven envueltos por el latido suave del amor.
Vuelta a la moneda. Satoru Nakata, un anciano que pierde la memoria a los nueve años a causa de un extraño accidente acaecido en la segunda guerra mundial, y que suele hablar con los gatos, se ve envuelto en un tétrico asesinato de un hombre que les arrancaba las almas a los felinos, extirpando sus corazones y comiéndoselos para obtener sonidos de flautas mágicas que le servirán para construir una gran flauta cósmica. Kôichi Tamura, el padre del muchacho, es asesinado la misma noche del tenebroso encuentro entre el anciano Nakata y Johnnie Walken, el devorador de corazones de gatos, quien le pide al anciano Nakata que lo mate, para cumplir con su tenebrosa misión. Hecho acaecido, Nakata y sus dos gatos escapan.
Las aventuras de Nakata con el joven Hoshino en un viaje improvisado a partir de la lluvia de sardinas y caballas, al lado de la estación policial del barrio comercial del distrito de Nakano; el enigma sinfín de la puerta de la entrada; el encuentro con la señora Saeki, quien encomienda al viejo Nakata quemar sus escritos de toda una vida signada por el recuerdo del primer amor, para anegar el pasado, recrean un ambiente que sólo un largo sueño podría haber trazado. Calmos pero ágiles, discurren todos los espacios narrativos que componen la novela Kafka en la orilla.
Una voz esquizofrénica en tercera persona, la del joven llamado Cuervo, le susurra por ratos a Kafka, alentándolo: “eres el muchacho más listo y fuerte del mundo”.
Los sucesos fantásticos en Kafka en la orilla ocurren de una manera que no sorprende, y se deslizan sutilmente en la mente del lector, como los haikus: una lluvia de caballas y sardinas, punto de partida de la odisea del buen Nakata; otra lluvia de sanguijuelas sobre unos pandilleros que golpeaban a un hombre; las peripecias de Nakata y el joven Hoshino, con la piedra de la entrada a cuestas; el enigma que encierra la canción Kafka en la orillla del mar; los destinos que apenas rozan sus extremos para fundirse en una sutil historia ágil y gris, irreal y presente, etérea, cada vez más interesante hasta la última frase en la que como si hubiera despertado, Kafka Tamura decide empezar todo de nuevo, en un mundo nuevo.

*Referencia bibliográfica: Murakami, H, 2007. Kafka en la orilla. Tusquets Editores. Barcelona España. 584 pp.

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

ARCHIVO DEL BLOG

BÍO

Mi foto

Jack Farfán Cedrón (Perú, 1973). Entre otros volúmenes líricos ha publicado Pasajero irreal (2005), Gravitación del amor (2010), El Cristo enamorado (2011) y Las consecuencias del infierno (2013). Algunas de las revistas virtuales en las que han aparecido textos suyos: Periódico de poesía (UNAM, México), Revista de LetrasLa comuna de los desheredados y La comunidad inconfesable (España); Los poetas del 5 (Chile); El Hablador (Perú); Destiempos y Letras hispanas y Síncope (México).